1.Objetivos generales



  1. Desarrollar una intervención en los alumnos con TEA en el centro desde el modelo naturalista implicando en este proceso a toda la comunidad educativa: padres, alumnos y profesores, y contando con la intervención de los recursos del entorno próximo.
  2. Elaborar una intervención específica adaptada a las características de cada persona con Asperger (Autismo de Alto Funcionamiento) en un grupo mixto formado por alumnos con y sin TEA.
  3. Desarrollar actividades individuales y en pequeños grupos que potencien las habilidades de los alumnos con TEA, mejoren sus déficit y desarrollen sus competencias básicas.
  4. Garantizar una adecuada coordinación con los servicios especializados.
  5. Promover la información y sensibilización sobre el acoso escolar y los TEA



2. Objetivos específicos



  1. Potenciar en el contexto grupal las habilidades sociales a través de la interacción real con otros compañeros.
  2. Enseñar técnicas de secuenciación, planificación, autoregulación y planificación teniendo en cuenta las necesidades de apoyo visuales y de estructuración, así como los recursos para desarrollar esta estructuración existente.
  3. Fomentar la empatía y el desarrollo de hábitos sociales normalizados y actitudes prosociales a través de la búsqueda de espacios y tareas comunes en un marco en el que se fomente el empoderamiento de los participantes.
  4. Identificar elementos para la escucha activa: contacto ocular, actitud corporal, solicitud de información, asentimiento…
  5. Enriquecer su bagaje de técnicas de regulación y flexibilidad que les permitan crear una competencia social y ciudadana.
  6. Ofrecerles herramientas para su desarrollo vital, a través de la potenciación en la toma de decisiones y el uso de nuevas tecnologías como elementos de comunicación y expresión.
  7. Promover el desarrollo emocional y vías de participación que les permiten adquirir iniciativa y autonomía en las actividades y relaciones en las que participan.
  8. Identificar las consecuencias de nuestro comportamiento en las emociones de los demás.
  9. Desarrollar todos estos aspectos mediante el uso trasversal de aplicaciones para Ipad que a su vez desarrollen su competencia digital.

El principio ético por el que se guía toda intervención en grupo en el que se tenga en cuenta la discapacidad social de uno o varios de sus alumnos, es garantizar el respeto absoluto a las decisiones, emociones y demandas del alumno con autismo, teniendo en cuenta en todo momento sus sentimientos y desde un conocimiento profundo de sus necesidades y conductas, que en muchas ocasiones solo se alcanza en la relación a través de los años y partiendo de un trato personal y especializado.


3. Estrategias metodológicas


  1. Desarrollo en nuestro centro una escuela inclusiva, que atiende no solo a los alumnos y sus necesidades sino que modifica sus contextos organizativos con el fin de garantizar una integración real.
  2. Intensificación en el centro el desarrollo y la accesibilidad de las competencias básicas en todo el alumnado.
  3. Fomento de espacios y actividades de convivencia que prevengan la tendencia al aislamiento y fomenten espacios de relación y convivencia.
  4. Trabajo en equipo que permita una coordinación máxima entre los diferentes profesionales que trabajan con los alumnos.
  5. Ambientes de aprendizaje que faciliten a los alumnos una enseñanza lo más individualizada posible.
  6. La sensibilización hacia la diversidad como forma de prevenir conflictos escolares, dada la vulnerabilidad especial de los alumnos con TEA a sufrir abusos entre iguales.
  7. Ambiente estructurado en el contexto colegial, que permita a los alumnos ubicarse mejor en el entorno y predecir los acontecimientos.
  8. Incorporar a la enseñanza un enfoque de resolución de problemas que estimule el aprendizaje independiente.
  9. Fomentar el uso de las TIC como herramienta de aprendizaje que favorece la autonomía y el uso funcional de la comunicación y el desarrollo social de los alumnos con TEA mediante aplicaciones para dispositivos móviles. Esta estrategia metodológica tiene como soporte estas herramientas digitales y para su desarrollo se contemplan tres fases:
    1. Alienación de las apps por competencias básicas.
    2. Uso de estas apps con los alumnos.
    3. Evaluación de las apps mediante rúbricas con la participación del alumnado.